Conociéndonos: Patricia Méndez


Conociéndonos


Patricia Méndez Gatica

Con el testimonio de Patricia Méndez, escritora chilena, iniciamos esta sección del blog, donde semana a semana pondremos la perspectiva de un escritor, especialmente centrado en sus libros y o escritos. El propósito es acercarnos un poco a los escritores miembros de ASEAH. 

Cada escritor es un universo diferente, una voz única. Conocer su forma de pensar, su entorno, sus luchas, nos ayuda a comprender mejor su creación. 

****

Siempre me gustó leer, cuando niña leía cuanto libro caía en mis manos. A veces a escondidas en algún rincón secreto de la casa pues dejaba de lado algunos deberes que debía cumplir por sumergirme en el mágico mundo de la lectura. En mi imaginación exploré y viaje por mundos fantásticos y reales, conocí personajes maravillosos y viví aventuras inolvidables. Era la visitante más fiel de la biblioteca de mi escuela, los libros fueron compañeros inseparables en mi niñez y adolescencia. Sin embargo este amor se fue apagando por las exigencias del mundo adulto, ser madre, esposa y además maestra lo adormecieron. Lo que nunca imaginé es que un día yo escribiría uno.

Muchas cosas acontecieron y el rumbo de mi vida cambió. Mi discapacidad a los 36 años me mostró un mundo que no conocía. El tiempo me sobraba y entonces tuve tiempo para pensar, para reflexionar, y en esa reflexión pude reencontrarme conmigo misma, aferrarme a Dios con todas mis fuerzas. Siempre el Señor me ha bendecido con la capacidad de sobreponerme al infortunio, de ver la mitad llena del vaso, pero la falta de oportunidades de trabajo, de sentirme útil para la sociedad iban minando mis energías. Rogaba a Dios permanentemente por esto, pedía que me permitiera volver a hacer clases, a enseñar, a estar en contacto con los niños y adolescentes. Pera nada pasaba y como Dios responde siempre aunque no siempre de la manera que nosotros deseamos, porque nos conoce, El produjo el milagro tan anhelado.

Un día encontré a Mery a quien conocí siendo colegas en el colegio Adventista de Concepción hace 17 años. Y ocurrió eso que me llama mucho la atención y me maravilla de los amigos verdaderos: que sin importar el tiempo que haya pasado es como si lo hubieses dejado de ver ayer. Entonces ella me invitó a participar del proyecto Plan Lector de la Universidad Adventista de Perú con su esposo Miguel Ángel y entonces el Señor me mostró un camino nuevo que recorrer: escribir.

Ese fue mi primer dilema, lo único que escribí en mi vida fue un diario de vida que lleve durante mi adolescencia ¿por qué el Señor me planteaba este desafío? ¿Tendría yo la capacidad y el talento para hacerlo? Mi esposo me dio la clave “Nunca lo sabrás si no lo intentas” Con esa premisa me puse manos a la obra y así mis primeros intentos se cristalizaron en un pequeño cuento para niños “Libertado por amor”.


Siguiendo los consejos de Miguel Ángel, escribía inmediatamente cuando alguna nueva idea aparecía. Y este desafío vino a enriquecer mis días de alegrías cuando lo que escribía era aquello que quería expresar, de reflexión en lo que me rodeaba y acontecía, de observación de los detalles simples y sencillos de la vida, de valoración de lo que tenía y me llevó también a recorrer mi propia vida. Escribir ha sido una bendición y a través de lo que escribo puedo hacer todo lo que soñé, llegar a muchas personas, estar cerca de los niños y de los jóvenes, educar a través de una historia; es más puedo hacer lo que mi cuerpo no me permite, explorar hermosos paisajes, correr a través de los campos fértiles de mi país, caminar por los senderos que mi mirada recorre cuando viajo


Después escribí un cuento para pequeños “La Plaza de la Fortuna”, gracias al Plan Lector se publicaron los dos cuentos.

Luego vino un libro pensado para preadolescentes “Espinillas en el corazón”. Libro creado para orientar y dar a conocer la realidad de los embarazos adolescentes, tema delicado y recurrente en nuestra sociedad. Escribirlo fue un gran desafío, para hacerlo me documenté y establecí contacto con niñas adolescentes embarazadas y con mucha oración dedique mis esfuerzos a escribirlo y nació así este pequeño libro que me ha dado algunas satisfacciones.

Había nacido en mí una nueva luz, la que hoy ilumina mis días, puedo crear con la ayuda mágica de las palabras, las ideas y la imaginación, puedo expresar lo que guarda mi corazón, puedo comunicar, puedo ser voz de los que no tienen oportunidad de hacerse oír. En fin he encontrado el camino que me motiva a seguir adelante, siempre adelante, porque la vida es maravillosa es un regalo que Dios me ha dado para ser feliz y dar felicidad a los que me rodean y leen.

Me considero aprendiz de escritora, mientras sigo practicando. En estos días escribo mi autobiografía, junto a otros dos proyectos de libros y me deleito en escribir para mis nietos Catalina, Iván y Fernando que tan sólo tienen un año y siete meses los tres, son trillizos y yo su orgullosa abuela. ¿No les parece que la vida es maravillosa?

Datos biográficos


Patricia Méndez Gatica, nació el año 1958 en La Unión, un pequeño pueblo al sur de Chile en la región de Los Lagos. Primera entre cuatro hermanos. Titulada como profesora de Biología el año 1981 en la Universidad de Chile sede Temuco. Casada con Carlos Barra con quien tiene dos hijas maravillosas. Ejerció la docencia durante cinco años en el Colegio Adventista de Concepción, posteriormente trabajó en el sistema estatal por 8 años. El año 1994 sufrió un accidente que la dejó parapléjica. En esas condiciones siguió ejerciendo la docencia por dos años más hasta que finalmente fue jubilada por discapacidad física. Actualmente trabaja con alumnos particulares apoyándolos en sus estudios, dedica mucho tiempo al autoaprendizaje en tecnologías informáticas educativas, manualidades e intenta escribir para compartir con otros su experiencia.

2 comentarios:

  1. Mamá: La mejor!!!! en todo has sido un apoyo fundamnetal, gracias por todo lo que nos has entregado y lo que tienes por entregar a otros!!!
    Te admiramos muchisimo, eres un gran ejemplo de valor y resilencia!!!

    Sigue creciendo por tu camino de creatividad y entrega!!!

    Carolina Barra Méndez.

    ResponderEliminar
  2. Carolina, sólo una pequeña corrección, manía de escritor, la palabra es "resiliencia", viene de "resiliente"... De todos modos, me alegro que te sientas orgullosa de tu madre, nosotros nos sentimos honrados de tenerla entre los escritores adventistas de habla hispana. Un abrazo desde México.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.