Claves para escribir un ensayo. Miguel Ángel Núñez


Claves para escribir un ensayo 

Dr. Miguel Ángel Núñez

“Un buen ensayo debe tener esta cualidad permanente; debe bajar su cortina alrededor nuestro, pero debe ser una cortina que nos encierra dentro, no fuera”. Virginia Woolf (1882-1941) 

Introducción 

La expresión castellana “ensayo”, proviene del vocablo latino exagium que significa “pesar algo”. Y de eso precisamente trata un ensayo, de examinar, analizar y sopesar ideas. 

Un ensayo es un escrito, similar a un artículo, sólo que en él se plantea una tesis o un punto de vista personal y subjetivo que el autor defiende con argumentos y razones fundadas. No se trata de un estudio donde se divulga una teoría ya investigada. Es una propuesta. 

Se escribe en prosa y es mucho menor en extensión a una monografía, un artículo científico, un manual o un tratado. Como señalan dos investigadores: 
El ensayo es un diálogo. Un diálogo imaginario entre mundos donde se da la comunicación del escritor con el cuerpo de conocimiento que está trabajando, con los lectores y consigo mismo; se trata entonces de sus inquietudes de investigación más relevantes.(1) 
La temática es libre y versa sobre distintos aspectos de la realidad: Humanístico, filosófico, político, social, religioso, científico, cultural, etc. 

Armando Zubizarreta lo califica como un “comentario libre en torno a un fenómeno, un tema o un libro, ya sea éste científico o de creación, monografía o novela”.(2)

Sin embargo, la libertad de creación de un ensayo no significa que todo procede de la mente del autor. Un buen ensayista investiga, analiza y lee lo que otros han planteado antes. Aunque tiene estas características no debe carecer de buenas razones ni de propiedad intelectual. Al contrario, tiene que tener los suficientes argumentos lógicos para que sea aceptable desde el punto de vista científico. 

El objetivo principal de un ensayo es hacer propuestas o ver posibilidades acerca de una idea. En cierto modo, el ensayista pone a prueba sus propias ideas al desarrollarlas. A diferencia de un artículo científico o incluso de divulgación, el ensayo en general no tiene una estructura documental donde se sustenten las ideas con documentos o citas de otros autores. Eso significa que rara vez se utilizan pies de página y bibliografía. En suma, lo que lo caracteriza es la originalidad del planteo que propone. Tampoco sigue un patrón único, se escribe de manera libre, asistemático y eligiendo el estilo que más se acomode al autor. 

Muchos buenos autores han propuesto algunas tesis innovadoras mediante ensayos que luego se convierten en modelos teóricos fundamentales para el desarrollo del conocimiento. 

En el contexto universitario muchos docentes solicitan a sus alumnos que escriban ensayos donde hagan propuestas sobre determinados temas. Muchos lo hacen con el fin de evaluar la forma de pensar de sus alumnos y revisar sus criterios a la hora de argumentar y presentar ideas. Por esa razón, es importante aprender a presentar argumentos de manera convicente y apropiada. El ensayo está a medio camino entre el artículo científico y el de divulgación. 

En general se busca que su contenido sea entendido por legos en el asunto en cuestión. Por esa razón es preciso cuidar el lenguaje y la forma de expresión del mismo para no caer en la pedantería de los términos técnicos utilizados sólo por los especialistas del área. Para una mayor comprensión de los lectores se debe cuidar el lenguaje críptico. 

A continuación se presentan algunos recaudos que es necesario considerar a la hora de elaborar un buen ensayo. 

Conceptos básicos 

Propuesta 
Como la misma palabra lo expresa, “ensayo” no es una propuesta definitiva, de todos modos el autor tiene que formularla de manera clara para que el lector no se confunda. El que sea un ensayo no implica que no deba hacerse de una forma profesional y considerando todos los pasos de un trabajo científico. 

Argumento 
El argumento debe ser convincente. No se trata de hacer afirmaciones gratuitas. Quien escribe un ensayo tiene que tener una herramienta fundamental: Argumentación convincente y persuasiva. Eso implica utilizar razones sólidas y no falaces que se puedan justificar de manera apropiada y no pareciendo un axioma o argumento injustificado, lo que nos lleva al siguiente punto. 

Justificación 
Justifique lo que afirma. Muchos ensayistas son retóricos en su argumentación. Para que un ensayo pase la prueba del tiempo y realmente aporte tiene que ser justificado. Las afirmaciones tienen que tener algún tipo de respaldo, de otro modo, no sirve. La argumentación que se entregue dependerá del tipo de tema que se esté tratando y de cuán teórico o práctico sea. 

Estructura 
Aunque no hay un modelo único de ensayo, se espera que este contenga algunos elementos fundamentales que permitan claridad y orden. Debe tener, cuando corresponda, al menos: 
  • Planteamiento del problema. 
  • Hipótesis o tesis, que vendría a ser la propuesta de solución a la cuestión planteada. 
  • Desarrollo ordenado del tema, con los argumentos que ameritan la defensa de la propuesta. 
  • Examen crítico de las principales objeciones que podría haber a la propuesta. 
  • Análisis de las alternativas que podrían existir para la solución. 
  • Conclusiones. 
  • Sugerencias fundamentales. 
Tesis 
Se llama tesis a una propuesta que amerita ser probada. En una ensayo hay que elaborar una tesis clara. Todo ensayo propone una tesis que viene a solucionar un problema o se hace la propuesta metodológica para abordar un asunto al cual no se ha llegado aún a una conclusión definitiva. El ensayista debe ser claro y elaborar una tesis, sólo una, y de manera que no confunda. Es preciso recordar que en general las personas no tienen capacidad para comprender varios conceptos a la vez, por lo tanto el ensayo debe tener coherencia interna. 

Además, el ensayista no tiene que temer dar juicios de valor o asumir una postura definida frente a un tema, porque de eso se trata precisamente el ensayo. 

Conclusión 
La conclusión es lo más importante de un trabajo de esta naturaleza. En un ensayo interesa la argumentación, pero, sin una buena conclusión, dicho argumento carece de fuerza. Lo que hace que un ensayo sea aceptable es que las conclusiones a las que se llegue sean justificadas, persuasivas y lógicas. Las conclusiones tienen que estar relacionados con los argumentos presentados. De esa forma el argumento se constituye en las premisas lógicas del planteo y la conclusión en su desenlace lógico. 

Claridad 
Es preciso ser claro y preciso. En un ensayo es pecado divagar. Se necesita claridad y precisión. Para que esto ocurra es necesario evitar palabras rebuscadas, modismos locales o jergas particulares. Es importante ir al punto sin dar rodeos que confundan o abunden en conceptos secundarios. 

Escribir primero 
A menudo, quienes son inexpertos intentan escribir para una revista en particular, aunque eso es posible, lo mejor es escribir primero y luego escoger la revista que se adapta al perfil de lo que se ha escrito. Hay publicaciones especializadas en ensayos. Otras revistas contienen espacios donde se aceptan propuestas que puedan ser analizadas y criticadas por otros autores. 

Créditos 
Tal como se ha señalado antes, es fundamental dar los créditos a quien corresponde. Un ensayista no es quien propone ideas absolutamente originales. Es preciso reconocer las ideas ajenas. Es una cuestión de ética y de honestidad intelectual. 

Resumen 
Haga un resumen de 300 a 500 palabras. El resumen o abstract es fundamental en un ensayo científico o erudito. Sirve para que los futuros lectores tengan una idea de qué trata la propuesta. Cuando el ensayo está ya elaborado, hay publicaciones que ponen el resumen en varios idiomas, para que lectores de otras lenguas tengan una idea precisa de qué trata la tesis del trabajo. Del mismo modo, cuando se confeccionan resúmenes para revistas se toma en cuenta el resumen que el mismo autor ha preparado. Es importante que el resumen contenga los puntos básicos del ensayo y las propuestas fundamentales. En un ensayo el resumen es lo primero que va, pero, es lo último que se escribe cuando ya está terminado el escrito y se sabe con certeza qué giro han tomado las argumentaciones.

¡Ahora! A escribir un ensayo.

Autor: Miguel Ángel Núñez (Chile). Filósofo, teólogo, educador y escritor. 
Ha escrito 60 libros de los cuales ya se han publicado 54. 
Escribe constantemente para publicaciones periódicas y sitios web

Referencias

(1) Víctor Mendoza Martínez y Salud Socorro Jaramillo, “Guía para la elaboración de ensayos de investigación (ensayo de un ensayo)”, Revista del Centro de Investigación: Universidad La Salle 7/26 (2006): 63.

(2) Armando F. Zubizarreta, La aventura del trabajo intelectual: Como estudiar e investigar (2ª ed.; Wilmington: Addison-Wesley Iberoamericana, 1986), 81.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.