Escribir es un arte. Miguel Ángel Núñez



Escribir es un arte 
Miguel Ángel Núñez

Muchas personas, especialmente quienes no son escritores, creen que escribir es un don. La expresión “don” sugiere algo sobrenatural, que le llega a una persona de forma involuntaria y como un regalo divino. Sostener eso es quitarla a la tarea de la escritura su esencia más importante: El trabajo que significa escribir.

Escribir no es un don, es un arte. Para dominarlo se necesitan cientos de horas luchando con las palabras y los vocablos, para elegir la expresión más acertada y la que exprese mejor un pensamiento.

Como todo arte, exige esfuerzo, constancia, voluntad, disciplina, laboriosidad y trabajo. Como diría el escritor polaco Isaac Bashevis Singer (1904-1991):
La experiencia me ha enseñado que no hay milagros en la escritura: sólo trabajo. Es imposible escribir un buen libro con solo llevar una pata de conejo.
El mejor consejo para convertirse en escritor es: Escriba, escriba y escriba. No se domina el oficio sin escribir.

Pero es un arte que produce gozo y alegría como toda creación. Quien logra plasmar sus pensamientos en una cuartilla en blanco está dando vida a algo que no existía antes. Puede traspasar, mediante la palabra, la inexorable frontera que existe entre un ser humano y otro. La existencia humana tiene fin, se agota en el tráfago de la vida, en cada inhalación y exhalación, se nos acaba el tiempo, sin embargo, lo escrito permanece, por eso sabemos de tiempos ancestrales cuando algunas personas, sólo guiadas por intuiciones, nos dejaron sus pensamientos por escrito, y por eso sabemos de ellos. Por eso podemos llorar y emocionarnos con Homero (siglo VIII a.C.) en la Grecia antigua, con Han Yu de la dinastía China clásica, o Salomón en el Israel antiguo. Si no hubieran escrito, no sabríamos de ellos, como miles de sus contemporáneos que dejaron de existir en el anonimato.

Escribir además es una experiencia gozosa. Como el escritor colombiano, Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez lo expresa:
A mí me encanta escribir, no sé cómo se pudo inventar eso de que la literatura es un sufrimiento. Otra cosa, cierto, es lograr que el lector me crea. Esa sí es una desesperación hasta que se calienta el brazo y todo sale, y se mezcla, y empieza, en fin, a tomar forma. Pero el lector tiene que creer siempre, si no todo ha fracasado.
Al pintar un cuadro un artista pasa horas frente a una tela, luchando para poner en el lienzo aquello que va fluyendo desde su interior. A nadie se le ocurriría pensar que aquello ha surgido por un acto sobrenatural. Una pintura es creación que demanda esfuerzo y trabajo. El mismo símil sirve para la escritura. Escribir es pintar con palabras.

Escribir es trabajar. Como un artesano que junta las piezas inconexas de un diccionario y les da forma hasta producir una obra que diga algo y que produzca el efecto de hacer soñar, pensar, y reír a quienes leen. Como un hábil músico que toca las cuerdas de un arpa o de un piano, un escritor, con palabras, puede tocar las emociones más profundas de una persona y transportarla a mundos desconocidos. Un buen escrito abre puertas, crea universos, enseña a vivir, a soñar, a creer, a disfrutar, en suma, escribir no son sólo palabras, es un arte que implica transmitir un mensaje que sólo los humanos pueden hacer.

Autor: Miguel Ángel Núñez (Chile). Filósofo, teólogo, educador y escritor. 
Ha escrito 60 libros de los cuales ya se han publicado 54. 
Escribe constantemente para publicaciones periódicas y sitios web.

6 comentarios:

  1. Lucia Delgado Serrano9 de abril de 2012, 22:01

    Ok, este era el empujoncito que necesitaba. Gracias muchas.

    ResponderEliminar
  2. Espero muy pronto, ser considerado y aportar, desde la punta de mi bolígrafo; que es la extensión de mi mente, no solo a ese singular sitio (blog ASHEA), sino a mi generación con un arte bien refinado. GRACIAS POR EL INSENTIVO.

    ResponderEliminar
  3. me gustó, gracias por etiquetarme :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias pastor. Ud me anima mucho, a escribir más, con esas palabras.

    ResponderEliminar
  5. David Aarón Ponte Villafana10 de abril de 2012, 4:26

    escribir, escribir y escribir . . .

    ResponderEliminar
  6. Me ayudó... con su publicación, al leerlo quedé sin palabras. Contestó un sin fin de preguntas que me surgían y que acabaron al instante. He decidido ser (o tratar hasta lo imposible) escritora, me esforzaré. Gracias =D

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.